Zoom Produit

Zapatos sólidos gracias a un cuidado frecuente y a productos adecuados

Sarenza te ayuda a tener unos zapatos sólidos y duraderos con algunos consejos que minimizan las agresiones del frío, el calor o el uso frecuente del calzado. Además de estos factores, la humedad también acorta la vida de tus zapatos. Por ello, te aconsejamos un cuidado frecuente tanto de la piel como de las plantillas de zapatos. Aquí es donde cobra importancia el tipo de producto que apliques a zapatillas de deporte, zapatos de cuero, botas o botines para mantener los zapatos sólidos.

Curiosidades y trucos efectivos para unos zapatos sólidos

Para mantener tus zapatos sólidos debes valorar la importancia de evitar que las suelas y plantillas de zapatos se deformen. Te dejamos algunos consejos para conseguirlo, tales como comprar la talla de calzado adecuada a tus pies, ni más grande ni más pequeña. Además, alternar los tipos de calzado y no usar el mismo para varios días seguidos ayuda a evitar la humedad y a mantener tus zapatos sólidos.

Mimo y cuidado son garantías para unos zapatos sólidos y duraderos

Conseguir unos zapatos sólidos que duren varias temporadas sólo exige unos pequeños cuidados. Cuando las suelas y plantillas de zapatos comienzan a desgastarse, conviene hacer una visita al zapatero. Además, en función del material y el acabado del zapato (cuero, satinado, barnizado…), debes aplicar un producto u otro y hacerlo de un modo adecuado para conseguir unos zapatos sólidos que limpies, nutras o impermeabilices con frecuencia y mimo.