Zoom Produit

Cuidado de botas de cuero de cara al invierno

Decidirse por unas botas de cuero en invierno es una apuesta ganadora: protegen del frío, son estilosas y nunca pasan de moda. El cuidado de botas de cuero permite que permanezcan intactas durante más tiempo. El cuidado del cuero necesita una atención particular para poder volvérselas a poner al otoño e invierno siguientes. ¿Cuál es el cuidado de botas de cuero ideal? Sarenza te cuenta cómo debe ser el cuidado del cuero.

Cuidado de botas de cuero con un cepillo de cerdas suaves

El cuidado de botas de cuero comienza poniéndolas una horma para que absorba la humedad y evite que se deformen. Si no tienes, puedes introducir un trozo de papel de periódico o de embalaje. Antes de guardar las botas, conviene cepillarlas suavemente para limpiarlas. El cuidado del cuero debe realizarse con un cepillo de cerdas suaves, no duras, pues podría rayar la piel. El cuidado de botas de cuero se completa con una limpieza mediante una esponja o un trapo impregnados en agua con jabón y vinagre blanco.

Cuidado de botas de cuero: aliados para embellecerlas

Tras la etapa de la limpieza, el cuidado de botas de cuero debe rematarse con la impermeabilización y el encerado. Coge un spray para impermeabilizarlas y compra betún en caja, mejor que con aplicador, para el brillo y el cuidado del cuero. El cuidado de botas de cuero también acepta la grasa animal tipo manteca de cerdo, un producto barato y práctico. Asimismo, una clara de huevo será la solución más ecológica para el cuidado del cuero. Ya tienes mil alternativas, ahora toca ponerse manos a la obra.